Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Sosa y Cotto,
 
Victorias que trascienden
 
Por Víctor Sepúlveda Aguilar
 
 
Pese a la facilidad con que el mexicano Edgar Sosa y el puertorriqueño Miguel Cotto dispusieron de sus rivales el pasado fin de semana en diferentes escenarios, lo verdaderamente importante era validar en qué condiciones boxísticas se encontraban ambos boxeadores luego de sus últimos combates.
 
Sosa había perdido la corona minimosca del CMB (Consejo Mundial de Boxeo) ante el filipino Rodel Mayol luego de sufrir una serie de cabezazos que trajeron consigo una triple factura en el rostro del mexicano y una obvia intervención quirúrgica que lo alejó varios meses de los cuadriláteros.
 
¿Su rival?
 
Nacido en Puerto Peñasco pero arraigado en Ensenada, Roberto “Mako” Leyva ciertamente había sido campeón mundial paja de la FIB (Federación Internacional de Boxeo) en el 2001 cuando en aquel entonces marchaba invicto en 22 peleas…pero pocos, muy pocos mencionaron el historial boxístico del “Mako” en los últimos años.
 
Luego de perder el título y lo invicto en el 2002 ante Miguel Barrera, Leyva tuvo un bajón muy importante. Del 2003 al 2010 combatió en 17 ocasiones de las cuales ganó 6 y perdió 11  (8 por nocaut) e inclusive tuvo una derrota ante el mismo Sosa en Veracruz.
 
Era pues, el rival perfecto para que Edgar Sosa no tuviera riesgos ni problemas en su reaparición. Leyva no estaba en su mejor momento y el capitalino debía demostrar que la lesión sufrida era parte del pasado. Y así fue…Sosa noqueó a Leyva en el segundo episodio y se notó fuerte y rápido a pesar del peso (pelearon en supermosca) y el tiempo sin combatir. Además, se dio cuenta que “quedó como nuevo” luego de recibir fuertes impactos al rostro por parte de su rival y hasta uno que otro cabezazo que en ningún momento pusieron en peligro su integridad y el propio combate..
 
La mira está puesta ahora en el tailandés Porgsaklek Wonjogkam, el actual campeón mundial mosca del CMB, quien acaba de coronarse apenas en marzo pasado, y que al parecer está dispuesto a exponer el cetro a mediados de agosto ante el mexicano.
 
Habrá que esperar.
 
El que se sacó verdaderamente la lotería fue el caribeño Miguel Cotto quien conquistó su tercer título del mundo en diferente división al arrebatarle el cetro superwelter del CMB al israelí Yuri Foreman al noquearlo en nueve asaltos.
Luego que en sus últimos dos combates ante Antonio Margarito y Manny Pacquiao había recibido severas golpizas, hasta se llegó a pensar que el retiro del boxeo del puertorriqueño era evidente. El arribo de superligero a welter le había costado el invicto y el reconocimiento como un boxeador de primer nivel y esas derrotas significaron un alto importante en sus aspiraciones.
 
Pero subió nuevamente de peso y ante todos los pronósticos derrotó a Foreman. El israelí, notablemente más alto que Cotto, invicto en 28 peleas y con una victoria ante el durísimo Daniel Santos que a la postre lo convirtió en campeón del mundo, debió subir al ring con una rodillera que ocultaba una severa lesión en su pierna.
 
Prácticamente, y desde el round inicial, Foreman entregó el título. Se limitó a tratar de esquivar los golpes de Cotto yendo hacia atrás y sin coordinar ningún plan ofensivo y fue hasta incongruente ver como no hacía absolutamente nada por defender su corona hasta que llegó el noveno episodio y claudicó.
 
Pero desde luego el oriundo de Caguas, Puerto Rico, es el menos culpable y de golpe y porrazo ya entró en los libros de la historia del boxeo como un latinoamericano más con tres cetros en diferente peso.
 
Se habló, antes de la contienda, que el ganador daría oportunidad a Julio César Chávez Jr de disputar el título mundial…quizá Zanfer (empresa que promueve al hijo del César del boxeo) esperaba la victoria de Foreman pero la cosa no fue así y habrá que ver si deciden enfrentarlo al puertorriqueño. La diferencia boxística aún es evidente…